Minuto30 Play

El último Amador

Los visitantes, tanto curiosos como deudos, que han recorrido los jardines y galerías del Museo Cementerio San Pedro seguramente han divisado la escultura de una mujer postrada en desconsuelo sobre un mausoleo. Ese mausoleo es dedicado a José María Amador, hijo de Carlos Coriolano Amador y Lorenza Uribe, que murió a la edad de 24 años, de lo que para la época llamaron "enfermedad del amor", cuando recién regresaba de su luna de miel en Europa. Esta soberbia escultura de mármol, cuidadosamente elaborada para reflejar tanto la posición social de una familia acomodada como el dolor de la pérdida, rinde tributo a un amor que sobrepasa los límites de la muerte: el profundo afecto de una madre por su hijo. La figura femenina representada en la escultura encarna la emotividad de doña Lorenza Uribe Lema, esposa de don Coroliano Amador, padre del difunto.


Esta soberbia escultura de mármol, cuidadosamente elaborada para reflejar tanto la posición social de una familia acomodada como el dolor de la pérdida, rinde tributo a un amor que sobrepasa los límites de la muerte: el profundo afecto de una madre por su hijo.

La figura femenina representada en la escultura encarna la emotividad de doña Lorenza Uribe Lema, esposa de don Coroliano Amador, padre del difunto.
" />

Videos más recientes

Con la tecnología de Laooz Studios